Padrón, Rois y Dodro leerán un manifiesto conjunto contra la violencia de género el día 24.

Los concellos que integran la comarca del Sar – y también el consorcio Terras de Iria- celebrarán un acto institucional conjunto contra la violencia de género este domingo. La cita congregará no sólo a representantes municipales de los tres municipios, sino también a asociaciones y vecinos que deseen sumarse a la concentración prevista para las doce del mediodía en la céntrica Plaza de Macías (Padrón). Durante el acto, se llevará a cabo la lectura de un manifiesto, y se guardará un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas. Esta no es la primera vez que los tres municipios celebran un acto de estas características coincidiendo con el Día Internacional contra la violencia de género.

Enmarcado también en los actos conmemorativos alrededor de esta efeméride, el Concello de Dodro procederá a inaugurar el próximo lunes, día 25, a las 12.00 horas, un monumento conmemorativo contra la violencia de género. Y por la tarde, los niños asistirán a un cuentacuentos sobre esta temática.

El Correo Gallego

Respuesta a la moción del gobierno local de reprobación y petición de dimisión.

En contestación a esta moción por no solicitar este concejal en su día la licencia de primera ocupación de su vivienda en el Camiño de San Xulián nº 37, expongo:

1. Que considero esta iniciativa una clara discriminación y un intento de descalificación de un concejal tratando de que abandone la corporación para la que salió elegido. No soportan la labor de oposición y reaccionan de esta manera.

2. Que quiero dejar bien claro que no se causó jamás ningún daño a la institución, ni económico (por las licencias de primera ocupación no se abonan tasas), ni en aspectos de dominio público (se afrontaron económicamente los gastos de urbanización de los terrenos cedidos para la vía pública), ni en cuestiones urbanísticas básicas (se respetó la linea edificatoria de las Normas Subsidiarias de Planeamento vigentes cuando se concedió la licencia e incluso del PXOM del 2003 o los volúmenes edificatorios).

3. Que, efectivamente, no solicité la licencia de primera ocupación en su día, pues de aquella no se solicitaba por vecino alguno para edificaciones como la de mi familia con lo cual no hubo trato de favor.

4. Que para aclarar toda esta cuestión, que tiene matizaciones técnicas importantes, solicité al presidente de la Comisión de Asuntos Xerais, Roque Araújo, poder intervenir en dicha comisión el día 21 de los corrientes a las 13:10 horas, porque en la sesión se va a tratar esta moción. Quiero intervenir en este órgano colegiado ya que fui excluído para formar parte de las comisiones informativas por el gobierno local. Aún no tengo la contestación del presidente.

5. Que además de esta explicación interna, informaré a la opinión pública de toda este asunto en los medios y en el pleno ordinario del día 25 de noviembre.

6. Que no entiende como el gobierno local nos viene ahora con este asunto ya resuelto juridicamente. En lugar de la venganza estaría bien que se dedicase a conseguir cosas para nuestro pueblo que en lo que va de legislatura brillan pero por su ausencia.

Pontecesures, 19/11/13

Luis Ángel Sabariz Rolán
Concelleiro de ACP Pontecesures

Detenido por distribuir droga a las puertas de una discoteca cesureña.

La Guardia Civil detuvo en la madrugada del domingo a un individuo, de iniciales J.M.V.B., como presunto autor de un delito contra la salud pública, ya que fue sorprendido en las inmediaciones de la discoteca Chanteclair en posesión de dos tipos distintos de drogas. Los agentes observaron que estaba sangrando por los nudillos, de ahí que lo identificasen. En un registro superficial de sus ropas encontraron 24 envoltorios de plástico, cada uno con 0,5 gramos de una sustancia que, según el propio arrestado, era MDMA. En otra bolsa guardaba cuatro envoltorios de un gramo de «speed» cada uno.
J.M.V.B. reconoció que la dorga estaba destinada a la venta y, de hecho, se le incautó dinero.

Diario de Arousa

Simulacro en la guardería con el apoyo de la Policía Local y Protección Civil.

Un poco asustados por la irrupción de la Policía Local y Protección Civil tras un aviso de incendio. Así reaccionaron el pasado jueves los alumnos de la escuela infantil de Pontecesures, quizás sin percatarse de que nada era real y de que se trataba, simplemente, de un simulacro. Estaban un «pouco perdidos» y abrumados con las sirenas y señales luminosas de los vehículos de emergencias, relata uno de los agentes que participó en la actividad. «Era a primeira experiencia deste tipo que vivían» y de ahí que hubiera algunos lloros. Pero, por lo demás, el desalojo se llevó a cabo sin mayores problemas, de forma ordenada y siguiendo el protocolo establecido para salvaguardar en todo momento la seguridad de los pequeños.
El foco del incendio se encontraba en la cocina de la escuela que es «o sitio máis factible» para que se produzca un fuego. Educadores, voluntarios y agentes guiaron a los niños hacia la salida «máis alonxada» de las llamas y, como marca el protocolo, utilizando siempre los pasillos y escaleras en lugar de dispositivos como ascensores. Una vez comporbada la total evacuación de la escuela llegó el momento de «atacar» el fuego y aislarlo para evitar su propagación por las instalaciones, cosa de la que se encargaron los voluntarios de Protección Civil. Tanto a ellos como a los agentes de la Policía Local mostró su agradecimiento el gobierno cesureño por contribuir a garantizar la seguridad en las instalaciones municipales, como es el caso de la guardería.

Diario de Arousa

Simulacro de evacuación en la escuela infantil de Pontecesures.

simulacro

Los niños de la escuela infantil ¡municipal de Pontecesures, junto con sus educadoras y personal del centro, superaron con buena nota el simulacro de evacuación del centro ante una posible emergencia. La actividad se desarrolló dentro de las medidas de seguridad que se adoptan con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de las medidas de emergencia. Participaron en esta actividad efectivos de Protección Civil de Pontecesures y de la Policía Local.

Faro de Vigo

El ´striptease´ de Finsa tras su vía crucis por la crisis.

El secretario general de la empresa confiesa en público los errores de gestión que cometieron ante la adversidad económica

Confesar en público los errores propios no forma parte de la práctica empresarial habitual en España. Pero eso es lo que ha hecho el secretario general del Grupo Finsa, José Carballo, que desnudó ante otros empresarios, con franqueza y a veces áspero, el vía crucis de la firma maderera en su tránsito por la crisis. La empresa echó a 500 trabajadores y cerró cuatro fábricas, pero no se escudó en factores externos. Carballo desglosó los fallos internos de gestión con la intención, como admitió, de servir de consejo o ayuda para otras firmas con problemas semejantes.

Casi tan raro como que un político pida disculpas o confiese sus errores lo es también que un directivo desnude, a iniciativa propia, las entrañas de su empresa y admita en público las equivocaciones que han cometido sus máximos responsables sin echar la culpa a factores externos. Esto mismo lo hizo en octubre Juan Roig, el propietario de Mercadona, la mayor cadena española de supermercados, y esta semana, José Carballo, el secretario general del Grupo Finsa, un conglomerado empresarial con sede en Santiago destinado a la fabricación de tableros y derivados de la madera que facturó el pasado año 759 millones de euros y al que la crisis zarandeó hasta el punto de obligarle a extinguir los contratos de 500 empleados entre 2011 y 2012 y aplicar un ERE a otros 1.350.

Pero lejos de centrarse en causas ajenas para explicar las calamidades por las que pasó su empresa, Carballo se sinceró y, como él mismo dijo, se «desnudó» ante un grupo de empresarios gallegos para mostrar la radiografía de Finsa y sorprender al auditorio con la confesión de los errores que había cometido el cuadro directivo. «Por si alguien puede extraer alguna lección», comentó. El pasmo fue mayúsculo, si cabe, porque su intervención se produjo ante un foro compuesto básicamente por directivos de otras empresas y representantes del Gobierno gallego al que había sido invitado por el Consejo Empresarial para la Competitividad para exponer como afrontó su empresa la crisis.

Los problemas del éxito. Y por si no bastaba con desvelar las penurias internas, en su discurso soltó algunas sentencias que chocan con el sentir general de la patronal, como cuestionar que la competitividad de una empresa se asiente sobre una rebaja de los salarios. «No es sostenible basar la rentabilidad y la competitividad de un negocio en bajar solo los salarios. No es viable, porque así los trabajadores se escapan en cuanto tienen oportunidad y además no seríamos capaces de atraer talento».

«Hemos tenido éxito con nuestro modelo, pero los éxitos traen también errores y a nosotros nos llevó a peor», admitió Carballo. Entre eso y la crisis, Finsa perdió, según dijo, entre el 50% y el 60% del mercado doméstico (España y Portugal), tuvo que abandonar diversas ramas de actividad y cerrar cuatro instalaciones (Mondoñedo, Guernika, Chinchilla y Utiel). «Pero lo peor fue cuando hubo que mirar a la cara de muchos compañeros y decirles que no había trabajo. Pero estamos vivos y hemos sobrevivido a la guerra», contó el secretario general del grupo maderero.

La crisis llevó a Finsa a cerrar el año 2012 con una facturación de 759 millones de euros por los 812 de 2011 y pérdidas por trece millones, a echar a la calle a 500 trabajadores, aplicar un ERE a otros 1.350 y empezar el año 2013 con un plantilla de 3.216 personas. Con planes de apoyo y formación a los trabajadores, la empresa asegura que ha conseguido que 250 se hayan reincorporado al mercado laboral o entrado en vías de prejubilación.

Devolver la mirada al cliente. Otro de los defectos señalados por José Carballo fue la pérdida de contacto con los clientes y los mercados. Su modelo de negocio les llevó, en aras de una supuesta eficiencia, a centralizar todas las decisiones, lo que supuso sacar a la venta productos sin saber a ciencia cierta si eran del agrado de los usuarios. «Perdimos la frescura original y el contacto con los clientes», reconoció. Se produjeron bienes sin tener en cuenta la opinión de los trabajadores, de los encargados de testar los productos y de los consumidores. «Esto impide saber qué piensan de lo que se está construyendo. Y hemos aprendido a mirar de otra forma al cliente», concluyó.

Burocracia interna. La intención de mejorar todos los proceso de calidad llevó a Finsa a cometer otro «pecado». Se incrementaron los controles para tenerlo todo atado. «Nos burocratizamos», admitió. Eso llevó a ralentizar las decisiones y dedicar grandes esfuerzos a establecer con detalle los horarios laborales, los días de descanso y las vacaciones, «a tenerlo todo calculado», pero tanto para beneficio de los trabajadores como de los directivos. «Lo hicimos más a conveniencia nuestra de que del mercado. Nos olvidamos de que quien nos paga la nómina es el mercado y el cliente», relató el secretario general del Grupo Finsa.

Descuido de las exportaciones. A pesar de que Galicia tiene, frente a la Meseta, ventajas para la exportación de madera y sus derivados, Finsa entendía el mercado exterior como algo «complementario en el que volcar los excedentes». No le daban el valor que requería. Y así pasó que perdió cuota de mercado. Pero cambiaron, tal como aseguró Carballo, y ahora buscan alianzas en el extranjero con fabricantes de productos complementarios.

Relaciones laborales. José Carballo señaló que, salvo Citroën, las empresas, incluyendo la suya, no tienen las adecuadas relaciones sindicales. Por lo general están demasiado ideologizadas y son ineficientes, a lo que tampoco ayudan mucho determinadas declaraciones de dirigentes empresariales. Así con la crisis decidieron darle un vuelco a las relaciones laborales. Y no solo eso, sino que Carballo, delante de un nutrido grupo de empresarios, echó por tierra una de las máximas que defiende la patronal. «No es sostenible basar la rentabilidad y la competitividad de un negocio en bajar solo los salarios», dijo. Con eso ni se mantiene la fidelidad de los trabajadores ni se consigue captar a nuevos talentos. Pero también advirtió que no se puede pagar en sueldos más de lo que trabajadores puedan producir, porque eso solo sirve par descapitalizar la empresa.

Con estos cambios, que Carballo expuso como consejos para quien los pueda necesitar, aseguró que Finsa es hoy una empresa más viable y adaptada para afrontar lo que queda de crisis que, añadió, «como mínimo será la postguerra».

Mercadona. Un discurso similar usó el dueño de Mercadona, cuando asumió los errores propios al retirar de sus supermercados la venta a granel de sus hortalizas, verduras y frutas y al corte de sus carnes y pescados, que fueron sustituidos por productos envasados. Eso llevó a perder calidad y el trato con el cliente. «Elegimos el camino más fácil. Decidimos tratar los productos frescos como los secos», reconoce Juan Roig. Ahora, Mercadona vuelve el mercado de antaño y con tenderos.

Faro de Vigo