Una empresa de Valga, distinguida por su innovación en la fachada de Balaídos y el Hospital Cunqueiro.

Zona Franca distingue a la compañía Lema que sigue innovando en los recubrimientos

La empresa Lema, responsable de fachadas singulares en Vigo como la azul ondulada del estadio municipal de Balaídos, la tornasolada del Hospital Álvaro Cunqueiro, la gris metalizada del Auditorio Mar de Vigo o la de la comisaría recibió hoy la visita del delegado de Zona Franca, David Regades. También trabajaron en el proyecto de la nave H, de la que es licitador el propio Consorcio de la Zona Franca. La empresa ha hecho fachadas con unos 16.000 metros cuadrados. Lema ha recibido este año dos Indicadores Ardán, como empresa bien gestionada y de alta productividad.

David Regades destacó «el trabajo de empresas punteras como Lema, que basan su trabajo en la innovación y ofrecen soluciones tan vanguardistas como la del estadio de Balaídos, con esa fachada ondulada en azul que lo hacen tan singular y reconocible en cualquier imagen, a la altura de instalaciones como la del Guggenheim». El delegado estuvo acompañado por la concejala de Valga María Ferreirós. 

La compañía Lema, con sede en Valga, cumple este año su 45 aniversario con un amplio bagaje de soluciones innovadoras, tanto para edificios públicos, como para industrias y edificación privada.

Así, tiene en su haber multitud de fachadas ventiladas de inmuebles por toda Galicia, también soluciones para la industria que ya ha aplicado a concesionarios de automóviles por toda la comunidad, conserveras, instalaciones de empresas como Coren, así como centros comerciales como Marineda City y hoteles como el Galicia Palace de Pontevedra. También centros públicos como el Colegio Alborada de Vigo o el Hospital de Conxo.  

Entre sus últimas innovaciones está la chapa trenzada, que permite su uso para obras de decoración en industrias y en edificación; así como los paneles con perforación artística, que permiten ofrecer cualquier tipo de imagen a través de la microperforación.

La Voz de Galicia

Falleció María Oliveira Rey.

A los 90 años falleció en el día de ayer está vecina de Porto, casada con Alejandro Vieites Rúa.

Mañana jueves 27 de enero, a las 11 horas, los restos mortales procedentes del Tanatorio Iría Flavia de Padrón recibirán sepultura en el Cementerio Parroquial de San Xulián.

El funeral tendrá lugar el sábado 12 de febrero, a las 10 horas, en la Iglesia de Pontecesures.

Descanse en paz.

Padrón, el municipio del área de Santiago con más incidencia de COVID.

Al área de Santiago ya no le quedan municipios por debajo de los mil casos por cada cien mil habitantes de incidencia a catorce días. Todo el territorio se encontraría en el antiguo riesgo máximo, algo que no supone una sorpresa teniendo en cuenta que solo hay diecinueve ayuntamientos con incidencia inferior a mil y que solo cinco caerían por debajo del nivel extremo, con un único superviviente a los envites de la sexta ola: el lugués Muras, que no registra casos desde hace una semana.

Centrándonos en el distrito sanitario que nos ocupa, el concello en peor situación, con diferencia, es Padrón, conocido por su célebre mercadillo de los domingos (que acoge a gente de toda Galicia y del exterior) y por ser la cuna de Rosalía de Castro y Camilo José Cela, que registra 3.841 casos por cien mil habitantes a catorce días. Esto se traduce en 322 contagios entre sus 8.317 vecinos, es decir, que casi el 4 % de su población está infectada.

El Correo Gallego

Fiscalía ratifica a súa petición de máis de oito anos de cárcere para un home por abuso e agresión sexual a tres nenas.

Xuízo contra un home por abuso e agresión sexual a tres nenas© PontevedraViva

A Fiscalía e a acusación particular ratificaron a súa petición de oito anos e nove meses de prisión para un home por abusar e agredir sexualmente ás dúas fillas e á sobriña, todas menores de idade, da súa parella. O acusado declarouse inocente.

A sección segunda da Audiencia Provincial de Pontevedra celebrou este martes o xuízo a porta pechada, excepto a declaración do acusado. 

No seu informe final, o fiscal, Alejandro Pazos indicou que a acusación quedou «plenamente acreditada» en canto aos feitos producidos e a natureza xurídica do comportamento do procesado. 

Segundo o representante do Ministerio Público, a sobriña do acusado relatou ante a sala de maneira «suficientemente clara y lógica» que en marzo de 2019, cando ela tiña 9 anos de idade, quedou a durmir no domicilio da súa tía, parella do investigado, en Caldas de Reis. Nesa casa vivían tamén as súas curmás, de menos de 14 anos, así como o home investigado. 

Segundo o relato referido desta nena, esa noite, aproveitando que as demais menores atopábanse nunha tenda próxima e a súa parella tampouco estaba na casa, o home, entrou na súa habitación e chamou á menor para que acudise. Ao chegar ao cuarto, a nena atopouse ao noivo da súa tía espido e co pene erecto.

Nese momento, o home indicoulle que se quitara a roupa e que se metera con el na cama. Ante a negativa da nena, o acusado agarrouna polos brazos e tirouna encima da cama, tras o que a menor conseguiu dar unha patada ao home nos seus xenitais. Aproveitou ese momento para fuxir da vivenda, mentres o home gritáballe: «Más te vale que no cuentes nada de esto porque si no voy a matar a tu madre y la segunda va a ser tu prima».

O acusado asegurou con rotundidade que «nunca» se produciron eses feitos e tamén negou as ameazas. «Yo nunca le he insinuado algo sexual, ni tocamientos absurdos ni nada a ninguna de ellas», declarou ante o tribunal.

A Fiscalía sostén que as probas de descargo presentadas pola defensa do acusado «no tienen consistencia» e, ao contrario «refuerzan la ausencia de incredibilidad subjetiva de la víctima» e mesmo algún das testemuñas que declararon en favor do acusado ofrecen unha «corroboración periférica de carácter objetivo» dos feitos relatados pola vítima.

O fiscal tamén se referiu á parella do acusado de quen dixo «mantiene una conducta tendente a proteger los comportamientos del acusado como padre y persona que protegió a las menores de edad en un momento dado y que le dio una estabilidad económica que de otra manera no tendría». Por estes motivos, o fiscal cre que a parella do acusado «pone por encima de cualquier otra consideración el interés por mantener esa relación afectiva».

A Fiscalía, ademais de pedir para o investigado catro anos e seis meses de prisión por un delito de agresión sexual a unha menor de 16 anos agravado por prevalerse o culpable dunha relación de superioridade ou de parentesco en grao de tentativa, solicita tamén tres anos e tres meses de prisión polo delito continuado de abusos sexuais a menores de 16 anos agravado por prevalerse dunha relación de superioridade ou de parentesco; e pide un ano máis polo delito de exhibicionismo e provocación sexual.

O acusado recoñeceu que na súa casa sempre está completamente espido ou espido da cintura para abaixo, un comportamento que mantén en presenza das fillas menores da súa parella. Tamén admitiu que entraba no baño espido cando se estaban bañando as menores e mesmo algún manoseo nos seus peitos e o cu «pero sin ningún afán», dixo negando un ánimo libidinoso neses tocamentos.

O letrado da defensa lembrou ás maxistradas que «la desnudez en si misma no es un hecho delictivo».

A fiscalía cre que as menores saen en defensa da parella da súa nai porque «han normalizado» o seu comportamiento «por el interés de la familia».

O avogado que exerce a acusación particular preguntoulle ao acusado pola existencia dun antecedente penal  cancelable por un delito de abuso sexual de menor de trece anos ou vítima vulnerable e de utilización de menores ou persoas discapacitadas con fins pornográficos derivado dunha sentenza de 2005 dun tribunal suízo. «Yo aún hoy no sé ni quién me denunció ni nada. No sé nada», limitouse a dicir o procesado.

O avogado da defensa insistiu en que«no existe prueba, ni tan siquiera un mínimo indicio» contra o seu cliente e descualificou á sobriña por » fabular» o relato. Por todo iso pediu a libre absolución para o acusado.

O xuízo quedou visto para sentenza. 

Pontevedra Viva

Desvalijan una vivienda en Pontecesures y se llevan dinero y joyas.

El asalto se produjo el sábado, mientras los propietarios atendían su puesto de churros en A Escravitude

Es una casa bonita y bien cuidada, situada en la zona de Porto, en Pontecesures. La vivienda no está aislada: hay vecinos bien cerca. Tampoco está desprotegida: dos grandes mastines de los Pirineos se encargan de velar por la seguridad de sus ocupantes. Sin embargo, desde el pasado sábado esos dos animales «non son o que eran». Los canes están apagados «e tumbados todo o día». Ni siquiera se molestan en ladrar a los desconocidos. Así lo relata su dueña, que sospecha que los animales, el pasado fin de semana, han podido ser drogados para facilitar el acceso a la finca de la persona o las personas que entraron a ella para robar. «Nós foramos traballar», explicaba ayer María, la propietaria de la casa. Es churrera, y como tantos otros fines de semana, el sábado ella y su marido se habían ido de casa para instalar su puesto en A Escravitude. Se fueron a primera hora de la tarde y volvieron sobre las nueve de la noche. «Cando abrimos a porta, xa vimos unha bolsa tirada no chan e a porta do taquillón aberta», relata.

Era solo un aviso de lo que estaban a punto de descubrir: los cajones vaciados, los armarios abiertos y con la ropa tirada por todos los rincones, las luces encendidas. Reconoce María que, ante semejante panorama, se puso muy nerviosa y apenas atinó a la hora de llamar a la Guardia Civil, «que chegou enseguidiña». Ya con los agentes en la casa empezó a echar cuentas de lo que faltaba en su hogar. Para empezar, el dinero en metálico. «Dase a circunstancia de que tiña na casa 1.700 euros para pagar mercadoría que tiña pendente: fariña, aceite, chocolate…». Su hijo también tenía una cantidad significativa en una cazadora que también fue registrada y robada.

Pero lo que más tristeza ha causado a la propietaria de la vivienda es la pérdida de sus joyas, ya que los ladrones «levaron todo o ouro que tiña». Cadenas, pulseras, anillos y todo lo que hallaron le fue arrebatado, con todos los recuerdos asociados y el valor sentimental del que, con el paso de los años, se habían ido cargando esas joyas.

Los ladrones, pues, seleccionaron cuidadosamente lo que se llevaron: dinero y joyas, nada más. Y eso que en la casa había diverso material electrónico y otros objetos de valor considerable a los que no le echaron mano: unos prismáticos caros fueron abandonados sobre una cama, y un par de relojes de marca «deixáronnos no caixón da mesiña de noite». Todo ello parece indicar, según dijeron los guardias a la afectada por el robo, que son ladrones profesionales y metódicos, aunque ni en Valga ni en Pontecesures se han registrado asaltos similares en otras viviendas, según informa la Guardia Civil. Donde sí se ha producido un robo en una casa ha sido en la localidad coruñesa de Padrón. Si es cosa o no de los mismos autores, es algo que la investigación deberá aclarar.

La Voz de Galicia