´Uno de mi hijos murió en el tren y ahora le pasa esto al hermano´.

solar12

José Jamardo Villamarín y su esposa tuvieron que ser desalojados en la tarde del jueves ante la posibilidad de que su casa se desplomara, parece que debido a las obras que se realizan en el solar anexo. Solo tuvieron que cruzar la calle para dormir en casa de su madre, pero no pueden quedarse en ella por falta de espacio, de ahí que estén buscando un lugar para alquilar. Tampoco pueden volver a su casa, ni siquiera para recoger los alimentos del frigorífico, la ropa y los artículos de primera necesidad, de ahí que ayer tuvieran que hacer compras para empezar de nuevo. Así lo confirma su madre, Josefa Villamarín Miniño, absolutamente desconsolada a causa de los sucedido ahora y de la desgracia que afectó a su familia en épocas aún no olvidadas. «Es una desgracia; uno de mis cuatro hijos murió en el accidente del tren en Santiago y ahora nos pasa esto», explicaba entre llantos esta vecina pontecesureña de 65 años. «Claro que no es lo mismo, porque uno está enterrado y al menos su hermano se salvó porque la casa no se le cayó encima, pero pudo haber pasado».

La vivienda desalojada el jueves en la calle Portaraxoi, en el Concello de Pontecesures, parece irrecuperable. Las grietas son importantes, las paredes están inclinadas, las puertas ya no abren ni cierran y estar en su interior puede suponer una tragedia. Así lo atestiguan los técnicos, quienes confirman que es inhabitable y que puede llegar a caerse en cualquier momento.

Por este motivo, la familia desalojada no puede volver a su interior, ni siquiera para recoger sus pertenencias, y el Concello, presidido por el nacionalista Manuel Luis Álvarez Angueira, ha dado órdenes para que se apuntale la estructura tanto en el exterior como en el interior.

Deberá encargarse la empresa constructora que trabaja en el solar anexo a la vivienda; unas obras que inicialmente parecen ser las causantes del brutal deterioro de la casa desalojada, en la que viven José Jamardo Villamarín y su esposa, quienes contrajeron matrimonio recientemente.

El alcalde pontecesureño explicó ayer por la tarde que a primera hora de la mañana el arquitecto municipal había inspeccionado el inmueble «e inmediatamente exigimos a la empresa constructora de la obra anexa que procediera a apuntalar la casa afectada».

El regidor advierte de que su gobierno va a hacer todo lo necesario «para garantizar la seguridad tanto de los habitantes de este inmueble, que lógicamente no pueden acceder a su interior, como la seguridad de los peatones que transitan por esta calle».

Angueira confirma que «la habitabilidad de la vivienda es inviable, ya que hay grietas enormes y la estructura amenaza con desplomarse». Con cautela, el alcalde explica que «a estas alturas no se puede saber aún si finalmente habrá que demoler de forma controlada esta vivienda o será suficiente con introducir reparaciones, pero es evidente que el peligro actual es muy importante».

En la familia propietaria de esta casa no dan crédito a lo sucedido y lamentan su mala suerte. Y es que José Jamardo Villamarín es hermano de uno de los fallecidos en el accidente de tren ocurrido en Angrois en 2013. Venía a Pontecesures, precisamente, para asistir a su boda.

Faro de Vigo

Apuntalan la casa de Pontecesures que estuvo a punto de caer por unas obras.

exba

Construcciones Reygar Arosa, la empresa que estaba preparando un solar en Pontecesures para levantar una casa y cuyas obras provocaron que otra vivienda estuviese a punto de desplomarse en la calle Portarraxoi, apuntalará el edificio en peligro para evitar que finalmente se desplome. Lo hará porque sus responsables están de acuerdo en que tienen que subsanar los daños, pero también porque así se lo exige el Concello. El edil de Urbanismo e Obras, Ángel Souto, dejó bien claro ayer que eran dos las actuaciones que se le exigían a la constructora; «o máis urxente é evitar o perigo, e por iso hai que apuntalar a casa por dentro e por fóra; e logo vaise pedir un informe coa solución definitiva», aclaró después de consultar con el arquitecto municipal y con la Policía Local que por la mañana inspeccionaron los daños que obligaron a desalojar al matrimonio que residía en la casa.

El suceso tuvo lugar en la tarde del jueves, cuando Jose Jamardo y su mujer, un matrimonio que se casó hace unos meses y que invirtieron sus ahorros en la restauración de la casa propiedad de la madre de él, llegaron a la vivienda y ya no pudieron entrar porque la cerradura no abría al haberse desplazado unos centímetros de su eje. No tardaron en comprobar que también una de las paredes se había movido y que una gran grieta recorría la fachada. Los bomberos ya no les dejaron entrar más que a coger algunas cosas con las que poder pasar la noche en la casa de enfrente, donde vive la madre de José y donde tendrán que permanecer hasta que los daños estén subsanados.

Los daños los provocó una excavadora que trabajaba en el solar contiguo, en el que había antes una panadería y en el que ahora iban a levantar una nueva vivienda para otra vecina de la villa que pretende reubicar allí su peluquería. Pese a la gravedad del suceso, en Pontecesures nadie culpa a nadie. La familia afectada entiende que fue un accidente y la empresa constructora desde el primer momento se responsabilizó de lo ocurrido. En las primeras horas ya hormigonaron la base para evitar que el edificio se desplomase, unos trabajos que continuaban en la tarde de ayer. El lunes, una vez que se asiente esa base, procederán al apuntalamiento de la casa y a su posterior reparación. «Farémolo nós e correrá cos gastos o noso seguro», aseguró Ángel Rey, representante de la empresa.

En cuanto a las causas del suceso, todavía es pronto para determinarlas, pero Rey cree que se debió a que «houbo que facer uns cimentos máis profundos e como se trata dunha zona areosa, o edificio cedeu catro centímetros». ?l está convencido de que con las medidas que se tomaron ya no hay riesgo de derrumbe, pero el Concello de Pontecesures seguirá vigilante hasta que todo se resuelva.

La Voz de Galicia

El dueño perdió a su hermano en el accidente de tren de Angrois.

En la mañana de ayer, Jose Jamardo y su mujer no estaban en la zona cero. La vida sigue pese a todo y habían tenido que ir a resolver unos asuntos a Vigo. Quien sí estaba era Josefa, la madre de Jose, que admitía que no había pegado ojo por la noche. Pero reconocía también que «hai xa tempo que non podo dormir, despois do que nos pasou…». Se refería a la tragedia de Angrois que dejó huérfanas a tantas familias gallegas y que dejó a Josefa sin un hijo, fallecido en el accidente ferroviario. «E agora isto, xa sei que non ten nada que ver, pero é que non lle deixa a unha levantar cabeza».

Josefa sufre por su hijo y por su nuera, que tuvieron que retrasar la boda por la tragedia que azotó a la familia la víspera del Apóstol y que, empeñados en recuperar su vida pese al dolor, invirtieron sus ahorros en la reparación de la casa en la que habían instalado de su hogar. «Non saían nin nada, todo era aforrar para a casa, e mira agora, perdérono todo». Pero Josefa lo dice con resignación y si rabia. No culpa a nadie. «A rapaza que está facendo a casa estaba a pobre desfeita, cando a culpa non é dela. Non é de ninguén, pero eu pregúntome por que nos tén que pasar a nós todo isto, nós que non fixemos outra cosa na vida máis que traballar».

La Voz de Galicia

El Concello de Pontecesures urge un plan para apuntalar la casa dañada por unas obras para evitar el derrumbe.

CESURES CASA RIESGO DERRUMBE /

La pared que amenaza con caer era ayer sostenida por la pluma de una grúa y una pala excavadora.

 

Garantizar la seguridad en el entorno de la vivienda de Portarraxoi que amenaza con el derrumbe. Esa es la prioridad del Concello de Pontecesures, que ayer ordenó a la empresa vilagarciana que acomete obras en el solar contiguo, Reygar Arosa, que apuntale con urgencia tanto el interior como el exterior de la edificación y presente ante los servicios técnicos municipales una propuesta de ??solución definitiva para consolidar a situación da edificación?.
El objetivo es ??intentar que a casa non caia e salvar as cousas do interior?, indicó el concejal de Obras, Ángel Souto, que ayer acudió al número 26 de Portarraxoi junto a la Policía Local y al arquitecto municipal, Carlos Besada, para supervisar la situación después de que en la tarde del jueves el propietario del inmueble dañado, Jose Jamardo, advirtiese que la fachada lateral estaba cediendo y que habían aparecido grietas en el interior: en las escaleras, el falso techo, en algunos tabiques… Las puertas ni siquiera abren. ??Se chegaramos a estar dentro? cuando se produjo el corrimiento ??teriamos que saír pola ventá?, comenta Jamardo, residente de la vivienda afectada junto a su esposa Dolores Mirás. La última noche la pasaron en casa de su madre, pero ayer buscaban ya otra alternativa porque parece que la solución va para largo. Y eso que ??tanto o Concello como a construtora estanse a volcar ao 100%?. El edil Ángel Souto ni siquiera se atreve a predecir si la casa podrá rehabilitarse, ya que eso ??deberán valoralo os técnicos? tras un examen más somero de los daños. Lo que sí quiso recalcar es que las obras que ejecuta Reygar Arosa en la zona ??son completamente legais e contan con todos os permisos?.
El desprendimiento de la pared medianera, que en cuestión de una hora pasó de uno a cinco centímetros, se produjo a consecuencia de las excavaciones que se acometen en la parcela contigua para la construcción de otra casa. Hace un año se derribó el viejo inmueble que había en el solar y ??agora estaban facendo a cimentación?, explica Jose Jamardo, que en los días previos no percibió ningún síntoma que pudiera anticipar lo que acabó ocurriendo. ??Sentiamos os típicos ruidos e movementos dunha obra?. Tampoco los trabajadores notaron nada extraño. ??Todo ía ben? hasta el jueves, confirma Ángel Rey, responsable de la constructora Reygar Arosa, que cree que las lluvias caídas en los últimos días pudieron influír.
Ayer por la tarde el constructor tenía previsto ??hormigonar la base? y el lunes ??apuntalar? la vivienda (la pared continuaba ayer sostenida por la pluma de una grúa y una excavadora) para garantizar ??a seguridade?. Para Ángel Rey ??o mellor é que non pasou nada grave?, refiriéndose a daños personales. Fue el propio Jose Jamardo el que en la tarde del jueves avisó a los obreros del peligro, intándolos a que saliesen de la zona ante el riesgo de que la estructura acabara desplomándose.

Diario de Arousa

Desalojan a una familia de Pontecesures por el riesgo de derrumbe de su vivienda.

derribo

La pared medianera se desplazó y en la fachada se abrieron grietas en la tarde de ayer. En el solar colindante se está excavando para construir una casa.

Una familia de Pontecesures fue desalojada anoche de su vivienda ante el riesgo de derrumbe de la misma. El inmueble se encuentra en la calle Portarraxoi, en pleno centro de la localidad, y está al lado de un solar en el que se va a levantar otra casa.

La empresa estuvo realizando en los últimos días las excavaciones previas a la cimentación, pero sobre las 20 horas de ayer se produjo supuestamente un corrimiento de tierra y la pared medianera que separa las dos casas se desplazó unos centímetros y se abrieron unas grietas en la fachada del inmueble habitado.

Los ocupantes de esta casa (un matrimonio) salieron rápidamente de la misma y dieron aviso de lo que estaba sucediendo.

En el lugar se presentaron representantes de la empresa constructora, así como de la Policía Local de Pontecesures y de los Bomberos, que fueron requeridos para determinar si la pareja podría pasar la noche en su casa o no.

La opinión de estos fue tajante, e indicaron que no podía permitirse ocupar la vivienda durante la noche ante el riesgo de derrumbe.

Apuntalada

Así las cosas, la empresa constructora se dedicó a asegurar la vivienda habitada, colocando puntales dentro de la misma, y afirmando la pared medianera con la pluma de un camión y una pala excavadora, mientras se procedía a hormigonar a toda velocidad en el perímetro. Está previsto que esta mañana se celebre una reunión de técnicos (del Ayuntamiento y de la empresa) para valorar la situación en que ha quedado la vivienda y si la familia ya puede regresar a ella.

El operativo obligó a cortar al tráfico uno de los dos carriles de circulación así como la línea de aparcamientos, por lo que solo se podía circular por la parte más alejada de la casa.

Algunos vecinos que se acercaron al lugar manifestaron que la empresa constructora había estado excavando los últimos días pese a la lluvia, y que esa puede ser una de las razones del incidente, al estar reblandecida la tierra.

Faro de Vigo

El gobierno de Pontecesures justifica la decisión de cortar los árboles situados al lado del consistorio.

tala33

Sabariz alega que el buen aspecto de la madera demuestra que los árboles no estaban enfermos.

El gobierno tripartito de Pontecesures justifica su decisión de talar los árboles situados al lado de la casa consistorial. Después de las críticas vertidas por el concejal independiente Luis Sabariz, en el ejecutivo niegan que hubiera nidos en las ramas de las plantas cortadas, al tiempo que explican que uno de los árboles desplazaba un muro con sus raíces, mientras que otros dos tenían sus raíces dentro de una arqueta y destruían las canalizaciones.

Además hablan de otros dos cuyas ramas invadían el tejado del consistorio y causaban filtraciones de agua, al igual que empezaban a levantar el bordillo de la acera con sus troncos y raíces.

Lo que quiere decir el gobierno que dirige el nacionalista Manuel Luis Álvarez Angueira es que estos árboles se cortaron «porque estaban poniendo en peligro a los usuarios del parque infantil y a los vecinos que acuden al consistorio».

Pero eso no es todo, pues también hablan de un ciprés cortado que estaba enfermo y agrietado, por lo que había riesgo de desplome.

Una vez expuesto todo esto, en el tripartito piden a Luis Sabariz que no dramatice. Incluso lo invitan a acudir a las limpiezas de ríos, rutas de senderismo y chapapote que impulsa la concejalía de Medio Ambiente. Y el gobierno local termina diciendo que hay informes técnicos que avalan la tala realizada, «no como cuando Sabariz formaba parte del gobierno y cortaron árboles de la Praza do Coche de Pedra sin ningún informe previo».

Pero Sabariz reitera sus críticas, ya que los árboles talados, «con más de 40 años de vida, estaban en perfectas condiciones, mantenían la verticalidad y no se apreciaba enfermedad alguna, como puede comprobarse al ver el magnífico estado en que se encontraba la madera una vez troceada».

También cree incomprensible que se diga que las ramas causaban humedad en el consistorio y se pregunta si es que las plantas estaban enfermas o estorbaban. «El daño es irreversible y no se respetó la historia», espeta Sabariz tras recordar que la tala en el Coche de Pedra se publicitó previamente.

Faro de Vigo