Valga, el lugar en el que no hay «nin un metro» de suelo industrial libre.

Una vez al año, convocados por el Concello, los empresarios afincados en la localidad del Baixo Ulla comparten mesa y mantel.

Una vez al año, convocados por el Concello, los empresarios afincados en Valga comparten mesa y mantel. Y de paso, impresiones, problemas, experiencias… La reunión anual tuvo lugar el lunes. Y esta vez, tras varios años de ausencia, el presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijoo acudió a la cita. Era, señaló él mismo, casi una deuda pendiente que ha querido saldar.

La visita de Feijoo no fue desaprovechada ni por los empresarios de Valga ni por el alcalde de esta localidad, que expusieron al máximo responsable del gobierno gallego sus reivindicaciones, que son muchas y variadas. El alcalde, José María Bello Maneiro, se encargó de poner sobre la mesa una realidad que hace del municipio, casi casi, una excepción en el conjunto de Galicia: «Non dispomos dun metro cadrado de terreo industrial público e as empresas demandan solo», dijo. El municipio está perdiendo la oportunidad de fijar industria por esa carencia, y por esa razón reclamó al presidente de la Xunta «un esforzo para que poidamos contar con solo empresarial, porque o polígono industrial é básico para nós». Y ese «nós», recordó, hace referencia a un municipio que presume de ser «unha potencia industrial», un puesto en el que se quiere afianzar.

Núñez Feijoo reconoció que en Valga, efectivamente, hace falta suelo para favorecer la instalación de empresas. Y se lamentó de que, en su momento, se ubicasen polígonos en lugares en los que no existía esa demanda, y que siguen hoy en día vacíos. A los empresarios reunidos a su alrededor les reconoció ser «a chave deste concello» y les agradeció, especialmente, «o voso traballo e os empregos que dades».

Como portavoz de esos empresarios tomó la palabra Andrés Quintá, el veterano fundador de Extrugasa. Quintá recomendó a los políticos presentes en la reunión -estaban también los conselleiros de Industria y Medio Rural- que echasen un vistazo a lo que se está haciendo en otros lugares. Puso especial énfasis en Portugal, «un centro de captación de empresas a menos de hora y media de nosotros, con una oferta de polígonos con servicios de logística, energía, extensión de terreno y sin trabas burocráticas». Aquí, sin embargo, quedan muchas cosas que hacer. A nivel global, por ejemplo, mejorar la educación y la formación, convirtiendo las facultades «en auténticos laboratorios tecnológicos» y formando «mano de obra cualificada que dé respuesta a las demandas de nuestras fábricas». Apoyar a los emprendedores y aliviar «las enormes cargas fiscales y burocráticas» son otras necesidades que afectan a todo el empresariado gallego. Pero hay otras demandas con claro sabor local. Es el caso, por ejemplo, de la reivindicación de un apeadero del tren entre Campaña y Cordeiro, que «representaría una notable utilidad y rentabilidad por la reducción de costes de desplazamiento de sus mercancías a los principales puertos gallegos».

La Voz de Galicia

El empresariado y el gobierno de Valga reclaman a Núñez Feijóo más suelo público en el polígono.

El presidente de la Xunta acudió a la tradicional comida de San Blas acompañado por dos conselleiros.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, compartió el lunes una comida con los empresarios de Valga y el alcalde del municipio, José María Bello Maneiro, en un acto celebrado con motivo de las fiestas de San Blas. El máximo representante del municipio no dejó escapar la ocasión para reclamar una serie de mejoras, especialmente relacionadas con el sector emprendedor.

Así, Bello Maneiro recalcó que el polígono “é de suma importancia par Valga”. Y es que “en pouco máis dun kilómetro cadrado hai máis de 1.500 postos de traballo”, dijo el regidor conservador, que definió orgulloso al municipio como una “potencia empresarial”. Pesen a ello “non dispoñemos dun metro cadrado de terreo industrial público e as empresas demandan solo”. Lamenta, en este sentido, que en los últimos tiempos varias firmas marcharon de Valga “por falta de terreo”.

Por ello, reclamó a Núñez Feijóo “un pequeno esforzo” para dotar de suelo empresarial al polígono. El presidente no fue el único representante de la Xunta en la comida que tuvo lugar en el restaurante Couceiro. También asistió el conselleiro de Industria, Francisco Conde, el de Medio Rural, José González Vázquez, y varios cargos autonómicos.

Feijóo reconoció su deuda con los empresarios valgueses por no haber podido asistir en las ediciones anteriores y aseguró que, a día de hoy, “a economía galega está máis forte que nos últimos anos”. En cuanto a las perspectivas futuras, destacó que pasan por la “internacionalización e o aumento das exportaciones”. La falta de suelo industrial es, según el presidente de la Xunta, “un problema de primer orde en Valga” y puso en valor las medidas puestas en marcha por su gabinete para hacer más accesible el parque empresarial.

El alcalde, por su parte, destacó la importancia para el municipio de los empresarios a los que pidió que, “na medida do posible”, contraten a “xente da vila”.

Bello Maneiro también reclamó que se agilicen las concentraciones parcelarias en Martores, Vilares y Laceiras y destacó a Valga como el concello que tiene las tasas e impuestos “máis baixos” de toda la provincia. “Sen vos Valga non sería o que é”, dijo el alcalde a los empresarios, sobre los que Núñez Feijóo aseguró que “sodes a clave deste concello” y se mostro agradecido por su trabajo y “os empregos que dades”.

Un apeadero

Por parte del empresariado local, tomó la palabra el presidente de Extrugasa, Andrés Quintá que, en términos generales, hizo un llamamiento para convertir las escuelas de ingeniería en “auténticos laboratorios tecnológicos” para evitar así, dijo, la “fuga de cerebros”. Además, solicitó más apoyo por parte de las administraciones para los emprendedores y ayudas a la exportación. En el ámbito local, defendió la construcción de un apeadero en la zona industrial entre Campaña y Cordeiro lo que, dijo, sería un beneficio social para “muchas familias” y permitiría reducir los costes de transporte a los puertos.

Diario de Arousa

EXTRUGASA, empresa extrusora de perfiles de aluminio, busca diseñador naval.

La compañía, con sede en Valga, busca profesionales creativos y con ganas de trabajar en equipo.

EXTRUGASA es una empresa extrusora de perfiles de aluminio de hasta 500 mm. con sede en Valga (Pontevedra) y múltiples delegaciones en Galicia y España. La empresa se ha caracterizado en toda su historia por incorporar la tecnología más innovadora en cada proceso, siempre anticipándose a una demanda de nuevos acabados, diseños o tendencias aplicadas sobre el aluminio.
La sede de EXTRUGASA consta de una superficie total de 220.000 metros cuadrados de terreno en los que, a su vez, se ubican 110.000 metros cuadrados de naves industriales dedicadas al aluminio en todas sus variantes.
El perfil profesional que están buscando en este momento es un DISEÑADOR NAVAL con las siguientes características:

  • Experiencia mínima 1 año.
  • Diseño estructural de embarcaciones.
  • Conocimientos de AutoCad, Solidworks y Catia.
  • Trabajo en equipos de I+D+i. Creativo.
  • Sueldo a convenir.


Los interesados deben enviar foto y currículum actualizado a:
info@extrugasa.com
C/ Campaña, S/N – 36645 Valga (Pontevedra)

Faro de Vigo

Reconocimiento a Andrés Quintá por el compromiso y el amor a Galicia.

El Palacio de Congresos e Exposicións de Galicia acogió anoche la gala de los Premios Gallegos del Año, un acto en el que la profunda emotividad de los galardonados durante sus discursos y el enorme compromiso social que dibujaron sus palabras conquistaron a un público entregado. La viguesa Marta Fernández Currás, socia directora de EY Galicia, aprovechó su intervención para subrayar que esta iniciativa de EL CORREO GALLEGO «es una preciosa forma de hacer país» y se mostró «muy orgullosa» de formar parte del selecto grupo de premiados.

Mientras, el pintor Rafael Úbeda (Pontevedra, 1932) afirmó que el arte, junto con la música y su familia, le ha dado «felicidad en esta vida». Y añadió: «Quiero dar a conocer en el marco de este acto, mi voluntad de donar mi obra a Galicia, para su exposición permanente. He tenido la oportunidad de cederla a un museo de Arabia Saudí, pero, la verdad, me daría mucha pena…». Para finalizar, a modo de agradecimiento con el público presente en la gala, introdujo dos actuaciones musicales en directo, con la firma de la violonchelista Jimena Andión y el grupo de saxofones Psaiko Quartet.

Asimismo, José María Fernández, propietario de la joyería Jael, subrayó que «es un honor» formar parte del excepcional grupo de Gallegos del Año tras 30 ediciones. «Lo acepto con alegría y espíritu de superación, y con la humildad que siempre me han inculcado mis padres, a los que tengo muy presentes», señaló, antes de agradecer el apoyo de su familia, valorar la dedicación de su equipo de trabajo, así como la labor que realizan las entidades y ONGs con las que colabora.

Posteriormente, Juan Carlos García-Valdecasas, catedrático de la Universidad de Barcelona y especialista en trasplantes, señaló que para un gallego como él, que ha realizado toda su trayectoria profesional fuera de Galicia, es «un gran orgullo recibir este reconocimiento». Y, tras dar las gracias a la organización del acto por «esta gran noche», añadió: «He sido un privilegiado por haber tenido la oportunidad de desarrollar un aspecto de la medicina novedoso en nuestros días como son los trasplantes, en concreto el trasplante de hígado. Y para ello hace falta un gran equipo y yo tuve la suerte de tenerlo en el Hospital Clínic de Barcelona».

Por su parte, Andrés Soto, otorrinolaringólogo del CHUS, dedicó el premio a su familia, a sus compañeros médicos y al resto del personal sanitario. Y también se refirió de un modo especial «a todos los pacientes con vértigo, con inestabilidad, con acúfenos, con mala audición…». «Solo ellos saben lo que supone convivir con estos síntomas e intentar, pese a ello, llevar una vida aceptablemente normal. Ellos son, de verdad, los verdaderos merecedores de este reconocimiento», concluyó.

Y la prestigiosa chef compostelana Lucía Freitas, que atesora una Estrella Michelin, destacó el apoyo de su familia durante su trayectoria profesional y dedicó el premio «a todas as mulleres que pasan unha vida detrás dos fogóns».

Mientras, el empresario Andrés Quintá, presidente de Extrugasa -referente mundial en el sector del aluminio-, mostró su satisfacción por recibir este premio. «Aprovecho esta distinción para felicitar a todos los empresarios e industriales porque considero que su labor es tan loable como la mía. A ellos dedico esta distinción, pues todos forman parte del colectivo que dinamiza el empleo y la economía de este país», afirmó.

Por su parte, la actriz Camila Bossa recogió el galardón concedido al intérprete compostelano Luis Zahera, premio Goya al Mejor Actor de Reparto de este año, que no pudo asistir a la gala. «Está moi agradecido», afirmó Bossa, quien aprovechó su intervención para reivindicar la igualdad entre actores y actrices.

Y durante su intervención, Jesús López, CEO de Universal Music Latinoamérica y Península Ibérica, con sede en Miami, destacó que el éxito de su empresa radica en que «son proveedores de emociones, cariño y buen rollo».

«somos unha grande familia»

••• «Quen dixo que os soños non se cumpren? Quen dixo que a xente nova non é quen de levar adiante un proxecto de envergadura cultural e artística, de alcance internacional, e que axudou a cambiar a forma de entender o folclore como algo exclusivamente escénico, levandoo ao campo da investigación e recuperando así do esquecemento o Patrimonio Inmaterial do País». Así inició su discurso Quique Peón, director artístico del grupo Xacarandaina, otro de los premiados en una noche muy especial. «Xacarandaina», subrayó, «é en si mesma un auténtico voluntariado cultural, unha grande familia onde habita un amor inmenso e desinteresado por Galicia».

El Correo Gallego

Andrés Quintá, referente mundial del aluminio, se une al club Gallegos del Año.

Lleno de ilusión y capacidad emprendedora, lleva toda una vida dedicándose al trabajo // Su trayectoria está ligada a la formación y a la vocación de crear empleo y riqueza para el país.

Andrés Quintá Cortiñas na- ció en una casa de labrado- res, carpinteros de carros y otros trabajos en madera en Arretén, parroquia de Iria Flavia (Padrón). Se ­formó en la disciplina del judo y la dureza del trabajo. Con solo 14 años, entró de aprendiz de herrero en una forja.

Reconoce que ha aprovechado «todas las oportunidades, como el servicio militar, donde me destinaron en un taller/academia del Ejército en Madrid y me diplomé con honores» en 1962, año en que se enroló en la Marina, «embarcando en San Sebastián como engrasador en un barco de pesca, un trabajo duro y peligroso que me hizo tomar conciencia de la necesidad de establecerme por mi cuenta». Sería a mediados del año 63 cuando cree un taller de forja y, «con la importante ayuda de mis ­colaboradores, fui levantando» el grupo.

Durante más de 50 años acumulando experiencias profesionales y personales, afirma que «la juventud es la semilla del futuro». Apunta que «la vida es una difícil travesía que hay que emprender con enseñanza continua e imparable, pues el aprendizaje es clave para formar personas y empresas. Por ello, durante mis años en el oficio de industrial, siempre he transmitido mis humildes conocimientos a cientos de trabajadores. A ellos he aportado mi experiencia y mis enseñanzas, dando una gran riqueza de industriales y técnicos de un gran valor y lealtad al trabajo». De hecho, está convencido de que quien «es un auténtico empresario, mantiene su espíritu emprendedor hasta el final», según concreta.

Extrugasa, a día de hoy, se ha convertido en un referente mundial en el sector del aluminio. «Fuimos iniciadores en Galicia de una actividad con gran demanda de futuro y una estabilidad y crecimiento de puestos de trabajo y riqueza que hemos ido agrandando a través de la invención en patentes y modelos industriales exclusivos, que se extendieron a otros países y que han hecho que tengan presencia en los cinco continentes a través de nuestra red de comercialización en ámbito mundial».

La compañía, asentada en 400.000 m2 y con 112.000 m2 construidos, se ha convertido en una corporación líder en España y reconocida como una de las número uno en Europa en extrusión, acabado y mecanizado de perfilería de aluminio, en sectores tan diversos como ­arquitectura, industria, automoción, ferrocarril, aeronáutica y naval.

Sus actividades, con una plantilla de más de 700 trabajadores, están basadas en proyectos de ingeniería e investigación tecnológica que han generado patentes de innovación registradas en los cinco continentes y que se comercializan a ­través de once almacenes propios.

Hoy sigue innovando y diversificando la actividad, diseñando y descubriendo nuevos mercados y recursos. De ahí, su apuesta en el sector de la acuicultura con plataformas sumergibles y de superficie para cultivos marinos a través de Extrumar.

La carrera profesional de Quintá, dice, está ligada a la «formación y a la vocación de crear empleo y riqueza para nuestro país». Se nota.

implicado en temas sociales. Quintá no solo se preocupa por el bienestar de sus colaboradores, sino que su implicación se extiende a asuntos de trascendencia social, como el apoyo que brin- da a la Guardia Civil y a los Ejércitos Naval, Terrestre y Aire, y la labores de fomento de la cultura, educación, empleo, gastronomía, religión, deporte y respeto y cuidado del medioambiente.

Afirma este emprendedor que es imprescindible contar con «la necesidad de superarse día a día, el esfuerzo y la capacidad de anticiparse al futuro. Estas virtudes están en uno mismo, nacen con uno y no se aprenden en universidades ni en centros formativos. Hay quien dice que el éxito es hijo de la audacia, la perseverancia y el trabajo, y no voy a contradecirlo», apunta.

Pero además, ha sabido conjugar muy bien «la austeridad, la paciencia, el buen gobierno y calcular sus posibilidades», que «son los mejores consejeros que un empresario puede tener a la hora de poner en marcha un proyecto ambicioso».

premios. Quintá ha recibido importantes reconocimientos en el mundo de la industria, la economía, el deporte y la sociedad, en general. «Me enorgullezco de haber sido honrado con la Medalla Castelao, el Premio de Investigación de Galicia, el Premio Provincia de Pontevedra, el Premio al Mejor Empresario del Año por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Pontevedra, el Premio a la Contratación Femenina de AEVU, he sido homenajeado por las trabajadoras de mi empresa y he sido nombrado Arosano del Año en dos ocasiones», entre otros reconocimientos.

Lleno de ilusión y capacidad emprendedora, lleva toda una vida dedicándose al trabajo. Y por haber llegado a la cima y, lo más difícil, mantenerse sobre ella, Andrés Quintá entra a formar parte del selecto club Gallegos del Año.

El Correo Gallego